CELENTERIOS

Celentéreo Los celentéreos o celenterados (Coelenterata) formaban un antiguo filo de animales que incluía los cnidarios y los ctenóforos. Existe unanimidad en que estos dos grupos representan filos separados y se duda de si están directamente emparentados ya que los cnidarios son diblasticos y sin embargo los ctenóforos son triblásticos.1 El antiguo nombre Coelenterata todavía es utilizado por algunos autores, que lo emplean como sinónimo de Cnidaria. Los celentéreos son invertebrados diblásticos de simetría radial, acuáticos y casi todos marinos. La mayoría se caracterizan por tener el cuerpo en forma de saco. Su cuerpo tiene una cavidad central, la cavidad gastrovascular, que se comunica con el exterior por una sola abertura, la boca y al mismo tiempo ano, que, a su vez, está rodeada de tentáculos. Los cnidarios tienen unas células especiales denominadas cnidoblastos o cnidocitos, que segregan una sustancia urticariante y cuya misión es, tanto la defensa contra los depredadores como el ataque para capturar presas; los ctenóforos presentan coloblastos, pegajosos, con la misma utilidad. Además de los cnidoblastos poseen otros tipos de células como células nerviosas, células contráctiles, células flageladas y células glandulares. Los cnidarios tienen dos formas vitales: el pólipo y la medusa. El pólipo es fijo y tiene forma de saco con la abertura hacia arriba. Ciertos pólipos son capaces de fabricar un esqueleto interno calcáreo que perdura tras su muerte y que contribuye a formar los arrecifes de coral. Muchas especies forman colonias de pólipos, frecuentemente polimorfas. La medusa es de vida libre y posee capacidad de movimiento en el seno del agua. Tiene forma de sombrilla, denominada umbrela, (del latín umbrella que significa paraguas) de cuyo reborde cuelgan una serie de tentáculos. La boca está en la cara inferior, en el centro de otro grupo de tentáculos llamado manubrio. Las medusas disponen de órganos de equilibrio y también de órganos especializados para captar la luz. Entre sus especies se encuentran el coral, la hidra, las medusas y la anémona marina. Los ctenóforos tienen solo una forma; las especies pelágicas recuerdan a la forma medusa, pero las bentónicas no se parecen en nada a los pólipos. [editar]Defensa Tanto los pólipos como las medusas poseen, especialmente en los tentáculos, células especializadas llamadas cnidoblastos que contienen una vesícula (cnidocisto) llena de líquido tóxico y que inyectan a sus presas por medio de un filamento, o cnidocilio, que se proyecta al exterior cuando es estimulado; según se trate de un cnidoblasto petrante, envolvente o aglutinante, el filamento inocula líquido urticante en el animal que ha rozado el cnidocilio o se enrolla alrededor de él. [editar]Reproducción Los cnidarios se caracterizan por tener una reproducción con alternancia de generaciones. Los pólipos se reproducen asexualmente, con algunas excepciones, sin embargo, en las medusas la reproducción es sexual. Hay medusas machos y medusas hembras que producen espermatozoides y óvulos, respectivamente. Tras la fecundación externa se forma una larva, denominada plánula, que cae al fondo del medio acuático y forma un pólipo que da lugar a una colonia mediante reproducción asexual por gemación o escisión. Ciertos pólipos especializados o gonozoides dan lugar a medusas, siempre por reproducción asexual, y así se inicia de nuevo el ciclo. Los ctenóforos carecen de alternancia de generaciones. [editar]Clasificación Comprende dos filos, el de los cnidarios, provistos de células urticantes o cnidoblastos, y el de los ctenóforos, que en su lugar tienen coloblastos. Filo Cnidaria Clase Hydrozoa Clase Cubozoa Clase Scyphozoa Clase Anthozoa Filo Ctenophora Clase Tentaculata Clase Nuda La estructura diblástica y la presencia de una sola abertura y cavidad hizo creer que los cnidarios y los ctenóforos estaban relacionados. Pero ahora se sabe que los ctenóforos son animales triblásticos mientras que los cnidarios son diblásticos por tanto no están relacionados. Tampoco hay otros datos que demuestren que ambos grupos comparten un antepasado común. Por tanto, hoy hay un acuerdo general en que la similitud entre Ctenophora y Cnidaria (la forma medusa) es debida a convergencia evolutiva por el hecho de estar ambos adaptados a la vida pelágica. Los ctenóforos bentónicos no se parecen en absoluto a los pólipos. Los ctenóforos carecen de ciclo metagénico y de cnidoblastos característicos de los cnidarios, y en cambio sí tienen coloblastos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada